El de Sa Murtera es un trabajo en equipo con la naturaleza. Con su entorno y con sus recursos. Y, por supuesto, en equipo con el cliente que entendió el concepto y confió en Pedra Viva para llevarlo a cabo.

Lo que se puede ver en las imágenes es una vivienda con carácter perfectamente integrada en su entorno y en su época. Una vivienda que respira la esencia centenaria que la vio nacer. Se ven paredes de marés que han estado siempre allí y al fin han visto la luz. Se ve luz, gracias en parte a una gama cromática de blancos y ocres de base de cal que hacen la estancia más luminosa. Se ve la armonía conseguida entre elementos antiguos y nuevos. Se ve una piscina desbordante, de marés y piedra, totalmente fusionada con su entorno que invita a bañarse.

En definitiva, vemos espacios que invitan a ser vividos, listos para poner el toque personal que lo conviertan en un auténtico hogar.

Son también muchas las cosas que no se ven a simple vista pero que están ahí: la habitabilidad que, tras muchos años, se ha recuperado. El excelente aislamiento térmico que se ha conseguido. El olor a campo. La armonía y calidad de los materiales. Los acabados al detalle. La nueva vida de la madera de las vigas, que ha pasado a vestir los suelos transformada en tarima. El aprovechamiento de los recursos... Y, sobretodo, la satisfacción de los que la habitan. Y por qué no decirlo, la nuestra...

Resumen de cambios realizados:

  • Tejado: sustitución de las vigas (que se reciclaron posteriormente para hacer la tarima del primer piso), instalación de aislamiento de corcho natural, tela impermeable y transpirable. Colocación de un sistema de tejado ventilado que mejora el coeficiente de aislamiento.
  • Primera planta: redistribución para poder conservar un arco de medio punto de marés que se encontraba en la casa.
  • Paredes: picado de algunas paredes para sacar la piedra e integrarla como elemento decorativo.
  • Pintura: utilización de morteros (tanto de fondo como de acabado) y pinturas con base de cal para contribuir a la transpirabilidad de la casa.
  • Planta baja: colocación de pavimento continuo hecho con materiales de nuestra isla, como la marmolina y la cal, con acabado pulido e hidrofugado.
  • Piscina: diseñada conjuntamente con el promotor. Se hizo una piscina desbordante a tres caras, con el sistema de limpieza “pool-valet”, acabada con un pulido continuo de color beig, acabado exterior de marés reciclado y rodeado de pared de piedra.

TIPO DE PROYECTO: reforma integral de vivienda datada en 1870

OBJETIVOS: mejora de la habitabilidad y modernización de las estancias, conservando su carácter

UBICACIÓN: Manacor